Noticias y entretenimiento de Río Cuarto

Una nena discapacitada pelea a diario por cada bocanada de aire

Se lla­ma Da­na Cas­ti­llo. Tie­ne me­nos de dos años y su­fre de tras­tor­nos que le im­pi­den res­pi­rar y co­mer por sí so­la. Su ma­dre se que­dó sin ca­sa.

Da­na Cas­ti­llo, una ne­na de me­nos de dos años, su­fre de tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos y no pue­de res­pi­rar ni tam­po­co co­mer por sí mis­ma. Ne­ce­si­ta una mo­chi­la de oxí­ge­no ur­gen­te, pa­ra usar­la las 24 ho­ras. Pe­ro an­tes, su ma­má, Lau­ra Ri­ve­ro, ne­ce­si­ta una ca­sa pa­ra po­der ra­di­car­se e ins­ta­lar ese apa­ra­to y un as­pi­ra­dor.

Lau­ra re­ci­bió el avi­so de que ya es­tán dis­po­ni­bles la mo­chi­la de oxí­ge­no y el as­pi­ra­dor que ne­ce­si­ta Da­na, su pe­que­ña hi­ja de me­nos de dos años. Pe­ro no tie­ne dón­de vi­vir, por­que tie­ne que de­sa­lo­jar su ca­sa.

“Me die­ron un sub­si­dio de 400 pe­sos en Pro­mo­ción So­cial, que es por seis me­ses”, co­men­ta la ma­dre. Ade­más, en el área de Vi­vien­da, ana­li­zan si le pue­den pue­den cu­brir el 100 por cien­to del al­qui­ler.

Es in­dis­pen­sa­ble que la ca­sa que­de cer­ca del Hos­pi­tal, por­que ne­ce­si­ta aten­ción mé­di­ca rá­pi­da. Sin ir más le­jos, ayer, al mo­men­to de la en­tre­vis­ta, la ne­na tu­vo una cri­sis y tu­vie­ron que asis­tir­la las en­fer­me­ras por­que se ha­bía aho­ga­do.

Ha­ce tiem­po que Lau­ra bus­ca ca­sa en esa zo­na, pe­ro to­da­vía no ha­lló nin­gu­na que es­té a su al­can­ce.

“El pa­dre (de Da­na) no me pa­sa la cuo­ta ali­men­ta­ria. Se­gui­mos en la mis­ma: son los 830 pe­sos del sub­si­dio de ella, y la asig­na­ción de los dos va­ro­nes”, re­la­tó.

Da­na no pue­de res­pi­rar ni co­mer por sí so­la, y por eso tie­ne dos in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas: una tra­queo­to­mía y un bo­tón gás­tri­co La ne­na es oxí­ge­no-de­pen­dien­te, es de­cir que res­pi­ra prác­ti­ca­men­te las 24 ho­ras del día de un tan­que de oxí­ge­no.

El diag­nós­ti­co neu­ro­ló­gi­co de Da­na es: Sín­dro­me de Ai­car­di, Sín­dro­me de Dandy Wal­ker y Sín­dro­me de West. Ade­más, pre­sen­ta una hi­dro­ce­fa­lia mo­de­ra­da y ata­ques de epi­lep­sia “de di­fí­cil con­trol”.

Lee más  Recomiendan controlar el colesterol a partir de los 20 años

To­dos los días, la pe­que­ña se ga­na ca­da bo­ca­na­da de ai­re. Es que, con la tra­queo­to­mía, na­da es sen­ci­llo: la ne­na pro­du­ce una gran can­ti­dad de se­cre­cio­nes, que le pro­vo­can aho­gos, bron­coes­pas­mos y otras afec­cio­nes.

Por eso, de­ben as­pi­rar­le con fre­cuen­cia el lí­qui­do que se acu­mu­la al­re­de­dor de la trá­quea. Ade­más, ca­da cam­bio de cá­nu­la es trau­má­ti­co pa­ra ella.

Per­ma­nen­te­men­te, Da­na es­tá co­nec­ta­da a man­gue­ras, sean pa­ra res­pi­rar, pa­ra eva­cuar las se­cre­cio­nes o pa­ra co­mer, a tra­vés de una son­da.

Las com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias le ha­cen pa­sar mo­men­tos muy du­ros. El mo­co obs­tru­ye las son­das y no de­ja pa­sar el ai­re, con lo que es co­mún que la ne­na se aho­gue. (Puntal.com.ar)

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...