1º de Diciembre, Día Mundial de Lucha Contra el VIH-sida

0

El 1 de diciembre de 1981 se dio a conocer el primer caso oficial de VIH-sida pero no fue hasta 1988, en la Cumbre Mundial de Ministros de Salud sobre Programas de Prevención del Sida, que se decidió celebrar esta jornada, con el objetivo de concienciar a la opinión pública sobre la infección por VIH. Se simboliza con un lazo rojo ideado en 1991 para mostrar apoyo a la lucha contra el sida y solidarizarse con las víctimas de la enfermedad y los portadores del VIH.

En este día se pretende no solo informar, promover métodos de cuidados sexuales y fomentar el respeto de su propio cuerpo y el del otro; sino también combatir la discriminación que existe hacia personas que viven con esta enfermedad. Se ha demostrado científicamente que los contactos de la vida cotidiana no transmiten el VIH: no se transmite por abrazar, besar, compartir vasos y tampoco por compartir el lugar de trabajo o salón de clase, utilizar el mismo baño, pileta, etc. Los insectos no lo transmiten; el sudor, o las lágrimas de quienes padecen esta infección tampoco. En una palabra, querer y apoyar a una persona infectada no trae riesgos; al contrario; tiene efectos positivos en su salud y en quienes lo rodean.

Llegar a cero. Con el respaldo de las Naciones Unidas, la iniciativa “Llegar a cero” durará hasta 2015 y se constituye sobre la exitosa campaña del Día Mundial del SIDA de 2010 “Light for Rights” que abarca una variedad de temas fundamentals identificados por las principales poblaciones afectadas.

La respuesta mundial contra el VIH se encuentra en un momento decisivo, en el que están en riesgo los considerables avances logrados, y donde los enfoques actuales están alcanzando su límite. Solo un tercio de las 15 millones de personas seropositivas que necesitan tratamiento de por vida lo están recibiendo. Las nuevas infecciones siguen superando al número de personas que inicia el tratamiento, mientras que la tendencia al alza en la provisión de recursos se estancó este año.

“Cero infecciones nuevas” y “Cero discriminación” tienen la misma posibilidad de provocar eventos de gran repercusión, de pequeña escala como vigilias comunitarias, así como eventos a nivel nacional que hagan uso del cero, que es reconocido mundialmente, y del poder de la luz, para generar la atención apropiada a los temas de la vida y la muerte.

Desde el 1 de diciembre de 2011 hasta el 2015 se prevé que las diversas regiones y grupos seleccionarán cada año uno o todos los ceros que mejor se adapten a su situación.

La decision de unir esfuerzos con el objetivo del milenio de «Llegar a cero» se tomó después de un amplio debate entre las personas seropositivas, activistas de la salud, la sociedad civil en general y muchos más, que suman un total de más de cien organismos.

Aunque la visión para el Día Mundial del SIDA de este año y los venideros puede parecer un anhelo, el camino para lograrla viene marcado con hitos concretos.

10 objetivos para 2015.

– Reducir a la mitad la transmisión sexual del VIH, también entre los jóvenes, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y en el contexto del comercio sexual;
– Acabar con la transmisión vertical del VIH y reducir a la mitad la mortalidad materna relacionada con el sida;
– Evitar que se produzcan nuevas infecciones por el VIH entre los usuarios de drogas;
– Proporcionar acceso universal a la terapia antirretrovírica a las personas seropositivas que reúnen las condiciones para recibirla,
– Reducir a la mitad las muertes a causa de la tuberculosis entre las personas que viven con el VIH;
– Garantizar que las personas seropositivas y los hogares afectados por el virus se incluyen en las estrategias de protección social nacionales, y que tienen acceso a servicios básicos de atención y apoyo;
– Reducir a la mitad el número de países que aplican leyes y prácticas punitivas en torno a la transmisión del VIH, el comercio sexual, el consumo de drogas o la homosexualidad;
– Eliminar las restricciones a la entrada, la estancia o la residencia relacionadas con el VIH en la mitad de las naciones que las aplican;
– Garantizar que al menos la mitad de todas las respuestas nacionales al VIH atienden las necesidades relacionadas con el virus de mujeres y niñas;
– No tolerar la violencia basada en cuestiones de género.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...