Lanzaron el Arsat 1, el primer satélite geoestacionario de origen argentino

0

El proyecto, totalmente nacional, demandó una inversión de 270 millones de dólares y permitió a la Argentina no perder la posición orbital 81, que enfoca desde Estados Unidos hasta las Malvinas, y a la que también aspiraba el Reino Unido, primero en la lista de espera de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).
La construcción del satélite requirió siete años de desarrollo en la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT), a cargo del Ministerio de Planificación Federal, en cooperación con la compañía estatal INVAP de la ciudad rionegrina de Bariloche.
El lanzamiento del ARSAT-1 se cumplió desde el Centro Espacial de Guayana, en la ciudad de Kourou, tras la orden que dio la ingeniera argentina Ana Caumo, jefa del proyecto de construcción en INVAP.
Media hora después el cohete Arianne 5 dejó al satélite a 300 kilómetros sobre el nivel del mar y desde ese momento será tarea del personal de ARSAT e INVAP llevar el ARSAT-1 hasta la posición 71,8 grados de longitud oeste.
“Luego del lanzamiento tenemos unos diez días de órbita de transferencia hasta llegar a la órbita geoestacionaria”, explicó José Aurelio, jefe de Operaciones Satelitales de la Estación Terrena Benavídez.
Durante este período los técnicos argentinos harán una serie de maniobras y cálculos para lograr que el satélite se mantenga en su posición y a 36.000 kilómetros de altura de manera constante. Desde la posición orbital 71,8 grados el satélite iluminará el hemisferio sur americano: Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay.
Las alternativas del lanzamiento del satélite argentino fueron transmitidas por la Televisión Pública, a partir de las 17:30, mediante un programa especial en directo con móviles desde la Guayana Francesa y la estación terrena de Benavídez.
El ministro de Planificación, Julio de Vido, anticipó que “con la gente de INVAP y de ARSAT” ya se trabaja “para lanzar el ARSAT-2 a mediados del año próximo”. Y apuntó que “se planifica el ARSAT-3 y se analizan las posibilidades para el ARSAT-4, por lo que la Argentina tiene una proyección de desarrollo importantísima”.
“El ARSAT-1 va a cubrir todo el territorio nacional, y con el ARSAT-2 vamos a llegar al todo el subcontinente sudamericano; estamos trabajando con (el secretario de Comunicaciones) Norberto Berner para reunir a todos los países latinoamericanos que cuenten con agencias espaciales en un espacio común como hacen en la Unión Europea”, detalló el funcionario.
El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, aclaró que “no hay certidumbre sobre la hora exacta del lanzamiento, porque está sujeto a las condiciones climáticas del lugar”. Y en cuanto a las características del satélite, destacó: “Es una tecnología que no se maneja en cualquier país, se requiere una trayectoria de formación de ingenieros y físicos”.
Sobre el aporte para el país, resumió: “Lo que va a dar es una mayor área de cobertura, llegará a regiones más distantes, sobre todo en señales de comunicación, en televisión fundamentalmente”.
Los beneficios económicos también fueron incluidos en el análisis de Barañao: “Por el momento nos va a generar ahorros en materia de alquiler de servicios satelitales. Si se logra fabricar para terceros, esto va a generar ingreso de divisas. Existe la posibilidad de que el satélite se pueda alquilar, porque podría dar cobertura a otros países de la región”.
Al respecto, el ministro De Vido precisó: “Hoy la Argentina le tiene que pagar 25 millones de dólares anuales a las empresas que prestan servicios satelitales; esto no sólo va a permitir ese ahorro, sino que ya fomentó más de tres mil puestos de trabajo calificados en telecomunicaciones”.
El ARSAT-1 transmitirá a través de 24 canales en banda Ku y el equipo tendrá una vida útil de 15 años, según datos publicados en el sitio web de la empresa estatal.
Asimismo, transportará señales de video a operadores de cable, brindará servicio de TDH (Televisión Directa al Hogar), de transmisión de datos y telefonía corporativos, y acceso a internet por medio de antenas VSAT.
El presidente de ARSAT, Matías Bianchi, destacó que este desarrollo tecnológico permitirá “beneficios concretos” como llegar a escuelas rurales u otros sitios a los que no se puede acceder a través de fibra óptica, además de bajar en forma progresiva las tarifas de telefonía celular, televisión por cable e internet.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...