Los desastres climáticos causan U$S 1.050 millones de pérdidas al campo

0

“Como consecuencia de las anomalías climáticas reportadas, la estimación de producción de total de granos de Argentina para la campaña 2016/17 requiere ser recortada en 5,2 millones de toneladas, pasando desde los 124,9 millones de toneladas que preveíamos en diciembre de 2016 a 119,7 millones de toneladas en la actualidad. Esa pérdida productiva implica además que la economía argentina hasta el momento deberá resignar un total de u$s 1.050 millones”, con 600.000 hectáreas sin sembrar y un millón sin cosechar, sostuvo la entidad rosarina.

Así, la Bolsa estipuló que la producción que se vuelque al mercado será a “un mayor precio (las mayores cotizaciones compensan parcialmente los menores volúmenes), por lo que la caída del valor que aporte la producción primaria de granos argentina al producto interno en la campaña 2016/17 caería en “apenas” u$s 200 millones”.

De esta forma, los ingresos por la venta de granos de la actual campaña se ubicarán en torno a u$s 26.600 millones.

La Bolsa de Rosario consideró que uno de los cultivos que más pérdidas sufrió producto de inundaciones y sequías, en el caso del sudoeste bonaerense, fue la soja.

Según la entidad, de la intención inicial de siembra de 19,65 millones de hectáreas, 350.000 hectáreas “directamente no lograrán completarse”, pero de las 19,3 millones de hectáreas que fueron sembradas “660.000 se perdieron por los cinco eventos extremos de lluvias”.

“Si sumamos el área que no pudo ingresar al ciclo agrícola y los lotes perdidos por anegamientos, la superficie proyectada de soja que se proyecta para la campaña 2016/17 ha sido recortada en casi un millón de hectáreas”, explicaron desde la BCR.

Al mismo tiempo manifestaron que “los mayores precios compensan la caída de la producción y su valor bruto doméstico se mantiene prácticamente invariable en el caso de la soja. Con una suba del valor Free On Board (FOB) oficial del 4% hasta los u$s 408 por tonelada, el valor doméstico de la producción de habas de soja pasó de unos u$s 14.150 millones en el mes de diciembre, a alrededor de u$s 14.350 millones en base a las previsiones actuales”.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) realizó un recorte de 100.000 hectáreas en el área estimada de siembra de soja, por lo que se ubicó en las 19,2 millones de hectáreas, aunque consideró 770.000 hectáreas implantadas se encuentran afectadas por excesos hídricos y que su evolución depende de la marcha del clima durante las próximas semanas.

De concretarse este número, el parea sembrada de la campaña actual caería un 4,5% con respecto a la anterior con un 99,1% de la superficie ya implantada.

El Ministerio de Agroindustria de la Nación también realizo ajustes a la baja sobre superficie implantada de soja en su informe mensual al 12 de enero, al estimar que retrocedería de 20,3 millones de hectáreas a 19,8 millones de hectáreas, un 3,3% menos que la campaña anterior.

“En el sudeste de Buenos Aires, en el centro de Santa Fe y en partes de Córdoba, quedó sin sembrar un número significativo de lotes (de segunda, sobre todo), motivando así una reducción del área estimada”, aseguraron desde la cartera agroindustrial y marcaron que el 10% de la soja de primera se encontraba en emergencia y un 20% en el caso de la de segunda.

En lo que respecta a maíz, la Bolsa rosarina estimó una caída en la superficie sembrada de 200.000 hectáreas y posicionó en 5,8 millones de hectáreas sembradas.

“Sumado a esto, el agua arrasó con una 550.000 hectáreas adicionales, por lo que bajo un rinde tendencial supuesto de 72,4 qq/ha, la producción de maíz que entraría al circuito comercial se ubica en 37,9 millones de toneladas. A pesar de la caída de 2,7 millones de toneladas respecto a la estimación previa del mes de diciembre, aún la producción se sostiene a un nivel máximo histórico para los registros de cosecha argentinos”, indicaron.

Por su parte, la Bolsa porteña indicó que la cantidad de hectáreas sembradas con maíz en riesgo ascendían a 290.000 hectáreas, aunque no modificó el área proyectada de siembra, que se mantuvo en las 4,9 millones de hectáreas, al igual que el ministerio de Agroindustria, el cual la estacionó en 7,25 millones de hectáreas.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...