Noticias y entretenimiento de Río Cuarto

Diez años sin Rodrigo

Se cumple hoy una década del fatal accidente que terminó con la vida del cuartetero cordobés. Su carisma y sencillez se ganaron el cariño de todo un país.

El artista, que encantó a partir de un carisma que paseó sin pausa por la fauna mediática tras alcanzar el éxito masivo, murió el mismo día que Carlos Gardel pero 65 años después.

Tras varios años de trabajo en la música y una decena de álbumes editados, Rodrigo llegó al éxito masivo y logró trascender ampliamente las fronteras del género musical en el que se desarrolló.

Desde un puñado de canciones directas y pegadizas que reafirmaron su compromiso con el folclore regional que lo definía, el cantante, dueño de un rostro bello y verde mirada pícara, logró hacerse un lugar propio dentro del peculiar universo de la música bailantera.

Se transformó en ícono de un estilo marginal que alcanzó el centro de la escena y como los grandes rockeros (Janis Joplin, Curt Cobain y Jimmy Hendrix, entre otros) falleció a los 27 años.

A su manera y desde un peculiar estilo artístico, el creador peleó por dignificar los aires de una música popular que desde mediados de los 90 comenzó a estar vinculada a la cumbia y los ritmos tropicales.

Una desgraciada madrugada, tras un recital en el boliche Escándalo, de la localidad bonaerense de City Bell, lo empujó a la muerte sobre la autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Berazategui.

El accidente, en el que también perdió la vida el actor Fernando Olmedo (hijo del genial artista rosarino Alberto Olmedo), precipitó una oleada de devoción popular que Rodrigo Bueno venía sembrando a ritmo de cuarteto.

La noticia corrió con rapidez, generando dolor entre una multitudinaria legión de fanáticos de todo el país que se hicieron tiempo y lugar para despedirlo masivamente en la municipalidad de Lanús y, poco después, convertir la zona de Berazategui en un santuario popular de recordación.

Lee más  En 2011 crearan una extensión aúlica de Medicina en Río Cuarto

El Potro se ganó el cariño de todo un país, excedió los limites de la provincia de Córdoba y alcanzó a toda Argentina.

“Yo no soy ni Sandro ni el heredero de `La Mona` porque no soy ningún clonado. Estoy de paso, sé muy bien que ahora el cuarteto es una moda, pero siento que tengo que cumplir con mi parte y hacerlo historia”, expresó tres meses antes de una muerte temprana, que le impidió completar el legado.

Rodrigo forma parte del recuerdo ya no solo de sus seguidores. Aún sus temas se escuchan en las radios, en las fiestas y en cualquier boliche. Rodrigo ya no está físicamente presente, pero su carisma especial le permitió seguir estando presente en el recuerdo de todo un país, un privilegio que sólo los genios pueden darse, aún después de muertos.

Comentarios
Cargando...