Noticias y entretenimiento de Río Cuarto

Todo lo que hay que saber antes y después de realizarse una rinoplastia

Es importante estar informado sobre los pasos a seguir antes de realizar este tipo de cirugías.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

La rinoplastia es actualmente el método de remodelación del perfil facial que más ha crecido, este incremento de la demanda se debe en gran parte a que los cambios en el paciente son evidentes; pero también tiene como efecto la mejora de la función respiratoria.

Previo a poder operarse se tiene que hacer la consulta con un cirujano certificado por la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER), en su web vas a encontrar una cartilla de médicos especialistas recomendados. Una vez el cirujano y su equipo hayan evaluado tu caso y determinado qué modificaciones pueden realizarse, te darán una lista de instrucciones para antes y después de la intervención quirúrgica.

Antes

Previo a la cirugía no se deben ingerir alimentos o bebidas durante las ocho horas previas al procedimiento. También es importante no fumar, ya que se disminuye la irrigación sanguínea hacia la piel; lo cual logra que la cicatrización de las heridas pueda complicarse. Del mismo modo, no se pueden consumir bebidas alcohólicas por lo menos una semana antes de la rinoplastia, porque también perjudican el proceso de curación.

De acuerdo al paciente, el cirujano puede llegar a pedir la suspensión de ciertos medicamentos unos días antes de la cirugía. En el caso de los pacientes crónicos, se recomienda una interconsulta entre el médico de cabecera y el cirujano. Otros comprimidos que se consideran inofensivos como el ibuprofeno o algunas vitaminas e incluso algunos tipos de cremas también deben suspenderse. De todas maneras no es necesario preocuparse, ya que ante la posibilidad de someterse a una intervención, el cirujano se encuentra preparado para informar a los pacientes sobre todo lo que deben evitar.

Después

Todos los profesionales están de acuerdo en que lo más importante para una recuperación exitosa es ser paciente y respetar al pie de la letra todas las indicaciones. Es por eso que se debe controlar la ansiedad por ver la nueva nariz y llevar todos los cuidados necesarios. Durante las primeras 24 horas no se puede respirar por la nariz ya que las fosas nasales se encuentran tapadas; esto se debe a que están rellenadas para reducir la inflamación y evitar el sangrado. La buena noticia es que no duele, ya que en las primeras 48 horas se toman analgésicos y luego el dolor suele desaparecer en la mayoría de los pacientes. Durante los primeros días puede haber un leve sangrado, es algo natural en cualquier operación de este tipo.

También se debe evitar golpearse la nariz durante la primer semana y bajo ninguna circunstancia limpiarla si se siente congestión nasal. Al cabo de unos días empiezan los controles y el retiro de los puntos de sutura, luego de una semana se quita el yeso y en dos semanas la nariz se desinflama. Se suele colocar una leve protección sobre la parte externa para ayudar a mantener la nueva forma mientras termina de cicatrizar y finalmente luego de un mes el 85 por ciento de la inflamación desaparece. El resto varía dependiendo de cada paciente, por eso recién al año de la rinoplastia se hace el primer control.

Esperamos que esta información haya sido útil para quienes desean realizarse una cirugía de nariz, ya sea por motivos estéticos o de salud.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Comentarios
Cargando...